Recorte de Prensa

La Voz de Galicia

Jesús Fernández sucederá Sánchez Monge como obispo de Mondoñedo-Ferrol


Tras la marcha de Sánchez Monge como obispo a Santander, la diócesis de Mondoñedo Ferrol está regida, en calidad de administrador diocesano, por el canónigo catedralicio y ex vicario general Antonio Rodríguez Basanta


La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, cuyo futuro llegó a verse seriamente cuestionado hace unos años, tendrá obispo de nuevo. Se trata del leonés Jesús Fernández González (Selga de Ordás, 1955), actualmente prelado auxiliar de Santiago, cuyo nombramiento se podría confirmar en las próximas fechas. Este nombramiento (que en principio se aguardaba para Pascua, una vez que se hubiese nombrado también el nuevo obispo de Palencia), despeja definitivamente la continuidad de la diócesis Ferrolano-mindoniense, la de la Galicia del Norte. Fuentes de la cúpula eclesial española señalan que si bien el nombramiento del nuevo prelado no es oficial todavía, «es lo que se está hablando». Y aseguran que la diócesis de Mondoñedo Ferrol no desaparecerá.

En estos momentos, y tras la marcha de Sánchez Monge como obispo a Santander, la diócesis de Mondoñedo Ferrol está regida, en calidad de administrador diocesano, por el canónigo catedralicio y ex vicario general Antonio Rodríguez Basanta, cuya labor (conjuntamente con la del clero de la diócesis, cada vez màs escaso y con una media de edad excepcionalmente alta) no sólo ha logrado mantener la actividad pastoral y la conservación del patrimonio cultural artístico, sino incluso incrementar de forma decisiva la labor humanitaria, canalizada fundamentalmente a través de Cáritas.

La diócesis de Mondoñedo Ferrol, cuyos orígenes se remontan a la llegada a la Galicia del norte de los cristianos, procedentes de las islas británicas, que arribaron a costas como las de Ferrol entre los siglos v y vI, custodia un inmenso patrimonio cultural. El pasado año, la Unesco concedió a la catedral de Mondoñedo el título de patrimonio de la humanidad. No obstante, el seminario diocesano, que posee una de las más valiosas bibliotecas españolas, se ha visto obligado a cerrar sus aulas, aunque se espera que la llegada de un nuevo prelado ayude a abrirlas de nuevo.